jueves, 17 de febrero de 2011

Cronica de Hippies

Trescientos sesenta y cinco días en el Paraíso





Es como una experiencia religiosa, en donde me conozco y como soy, para que todos los seres vivos de la naturaleza estén en paz conmigo y yo con ellos  mismo, estas son la palabras de Andrés Campoverde, que vive con intensa pasión este estilo de vida.
Existe Montañita fincas donde podemos bailar, descansar luego de haber migrado tanto y se conoce gente de todo el mundo debido a que llegan a hospedarse de diferentes países por medio de la cual todos viven sin diferencias. Sin ver distinciones de ninguna clase, sin prejuicios sociales a los que acostumbran ver en los diferentes estatus sociales de la actualidad.
En el parque Infantil, rodeados de arboles, con una brisa fresca que mecía su melena, y con el sonido relajante del rio Burgay, comenta que sus inicios en esta cultura se dio un Miércoles 3 de Junio del año 2009, ya que se ausento de su hogar durante un año como un llanero solitario, sin miedo a nada, que paso viajando por todas la provincias del Ecuador, llevando un mensaje de paz, amor y armonía, para todos los seres vivos con los que se encontró.
En este estado de vida nómada y aventurera, llevaba una mochila que sirve de excursión de color café, con una o dos prendas de vestir y una cobijilla para la noche o días que hacían frio. Yo y mis demás amigos jalamos dedo, pidiendo aventón, a los autos y buses que pasaban por la autopista para que nos acerquen hacia lo poblados de las ciudades y que nuestro fin era llegar hacia Montañita hogar dulce hogar.
Los hippies en esta forma anticiparon la tendencia posterior de los mochileros, despreocupándose del alojamiento al utilizar tiendas de campaña o bien yendo a casa de algún conocido o a un centro social. Lo que origina el carácter sicodélico de la sinfonía o corriente hippie que querían ejecutar.
Para ambos sexos, tanto el cabello largo como su forma de vestir funcionaban como señal de pertenencia a esta cultura.
El amor libre, rechazando el matrimonio y el desarrollo una conducta sexual libre de las regulaciones provenientes de la Iglesia cristiana o el Estado, que son vistas desde su punto de vista como un forma de quitarnos la libertad, y prohibiciones que tenemos los hombres y las mujeres. Nosotros generalmente, somos tolerantes con la homosexualidad y la bisexualidad. También son conocidos por apreciar el placer y por asociar el sexo a valores beneficiosos para las personas.
Durante el año sabático todas las personas que integran esta cultura, cualquiera sea su ocupación, toma a modo de descanso, para poder fácilmente desprenderse del stress y de las muchas preocupaciones del trabajo, familia, amigos y gozar de la vida loca.

1 comentario:

  1. Esa crónica a sido hecha con dedicasión bien Cristian.

    ResponderEliminar